Ourense Dixital – O Couto Mixto reconoció este año al Eixo Atlántico, la Escola Gallecia y el arqueólogo José María Eguileta

La Asociación de Amigos de O Couto Mixto condecoró este pasado fin de semana al Eixo Atlántico, la Escola Superior Universitaria Gallaecia y el arqueólogo José María Eguileta por su labor que los Xuíces Honorarios del Couto reconocen en este 2014. El enclave revivió lo que la tradición establece, y los Homes do Acordo abrieron el arca que simboliza O Couto Mixto donde depositaron la documentación de los hechos más destacados del último año.

El Eixo Atlántico, la Escola Superior Universitaria Gallaecia y el arqueólogo José María Eguileta fueron los reconocidos en 2014 por el Couto Mixto, en un acto que tuvo lugar este fin de semana en la Iglesia de Santiago de Rubiás al que acudió, entre otros, el delegado de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Xesús Vázaquez Abad.

Durante la celebración, como ocurre todos los años, los Homes do Acordo abrieron el arca que simboliza O Couto Mixto con las tres llaves del siglo XV, y en ella depositaron la documentación generada en este último año por el territorio de su jurisdicción.

A continuación, los Xuíces Honorarios del Couto Mixto tomaron los atributos que les fueron entregados para hacer oficial el nombramiento de los tres mencionados anteriormente.

En una intervención del conselleiro de Cultura de la Xunta de Galicia, Xesús Vázquez, en su día también distinguido por el Couto Mixto, destacó que este encuentro tiene “o don especial que lles permitiu aos habitantes da comarca xestionar os seus propios destinos sabiamente, e axustar os seus recursos ás súas necesidades”.

Desde el siglo XII y hasta el Convenio de Lisboa de 1864, O Couto Mixto fue un territorio con autonomía propia y administrativa, situado entre los actuales municipios de Baltar y Calvos de Randín, en los lugares de Santiago, Rubiás y Meaus.

La originalidad de su propia organización, independiente de las coronas portuguesas y española, le ha valido que el escritor y presidente de los Xuíces Honorarios, Luis García Mañá, definiera e este enclave como “unha república dos soños”.

O Couto Mixo contaba con una serie de privilegios y derechos especiales, entre los que destacaba el referido a la participación política, en la que existía la acción popular directa y la posibilidad de cambiar a los representantes electos por parte de los electores en caso de un mal cumplimiento o desempeño de las funciones que poseían. El pueblo hacía uso de la plaza pública, antiguamente conocida como ágora, para la toma de decisiones de gobierno.